¡Ya llega el reino de María! ¡Lo esperamos ansiosamente!

Aparte de los momentos angustiosos sociales, políticos y económicos que vive la sociedad actual, causados por las graves injusticias sociales que se han ido presentando a lo largo de los últimos años, y la sanitaria, aparecida el pasado año, pero que desconocemos si tendrá sucesoras, existe, desde hace varios siglos, una grave crisis moral, mucho peor que todas aquellas y que no son más que consecuencia de esta falta de moralidad del mundo actual.

De la aparición de la Santísima Madre de Dios en Pontmain al atardecer del 17 de enero de 1871

En julio de 1870 Napoleón III, que había declarado la guerra a Prusia, era derrotado en Sedán y hecho prisionero. Se proclama la Tercera República y París se halla sitiado.
A mediados de enero del 1871 el ejército prusiano ocupaba dos terceras partes de Francia y avanzaba victoria tras victoria, arrollando toda resistencia. La situación era tan grave que el ejército francés había tenido que reclutar jóvenes sin experiencia militar de la zona cercana a la línea de fuego.

«Yo soy la Virgen de los Pobres» Las apariciones de la Virgen de Banneux

Mariette, aun siendo poco fervorosa, alguna vez, rezaba el rosario antes de dormir. No obstante, una visita inesperada cambiaría por completo el modo de vivir la fe de la joven niña. En la noche del 15 de enero de 1933, mientras cuidaba al más pequeño de sus hermanos, Mariette asomó su mirada por la ventana de la cocina para comprobar si su otro hermano, Julien, regresaba de trabajar.