Razón del número

Dedicamos el presente número de la revista a conmemorar gozosamente el 25 aniversario de uno de los actos mas importantes del magisterio pontificio del siglo xx, nos referimos a la aprobación por Juan Pablo II del texto del Catecismo de…

La doctrina escatológica del Vaticano II en el «Catecismo de la Iglesia católica»

Hablando ante el papa Pablo VI, en marzo de 1976, el entonces cardenal arzobispo de Cracovia, Karol Wojtyla, en unos ejercicios espirituales después publicados bajo el título de «Signo de contradicción», afirmaba que «nos encontramos hoy en los umbrales de una nueva escatología». En aquella misma ocasión expresó en qué puntos el Concilio Vaticano II aportaba un nuevo desarrollo y perspectiva, que venía a perfeccionar los temas hasta ahora tratados usualmente en relación a los «novísimos».

La presencia de santo Tomás en el «Catecismo de la Iglesia católica»

Muchos son los artículos que se han escrito sobre la presencia de santo Tomás en el Catecismo de la Iglesia católica. En ellos se muestra, por ejemplo, cómo las referencias a sus obras recorren todo el texto magisterial (siendo el segundo autor eclesiástico más citado) o cómo el modo de organizar los temas responde en gran medida a esquemas teológicos de inspiración tomista.

El deber social de la religión y el derecho a la libertad religiosa en el «Catecismo de la Iglesia católica»

Al cumplirse el veinticinco aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia católica, Cristiandad ha querido renovar su testimonio de agradecimiento por el tesoro abundante de enseñanza tradicional que dicho texto contiene, manifestado por la perennidad de su doctrina, su crecimiento y su desarrollo homogéneo «en la misma enseñanza, en el mismo sentido y en la misma doctrina».

La enseñanza sobre la familia en el Catecismo de la Iglesia católica

A lo largo del Catecismo de la Iglesia católica se va presentando «de manera fiel y orgánica la enseñanza de la Sagrada Escritura, de la Tradición viva de la Iglesia y del Magisterio auténtico, así como la herencia espiritual de los Padres, de los santos y santas de la Iglesia, para que se conozcan mejor los misterios cristianos y se reavive la fe del Pueblo de Dios».

La comunidad humana en el Catecismo de la Iglesia católica

El papa León XIII escribía: «La Iglesia, aunque por sí misma y en virtud de su propia naturaleza tiene como fin la salvación y la felicidad eterna de las almas, procura, sin embargo, tantos y tan señalados bienes, aun en la misma esfera de las cosas temporales, que ni en número ni en calidad podría procurar los mayores si el primero y principal objeto de su institución fuera asegurar la felicidad de la vida presente» (Immortale Dei, 1).