EN ÉL HAY QUE PONER NUESTRA CONFIANZA

Ante tantos males que, hoy más que nunca, trastornan profundamente a individuos, familias, naciones y orbe entero, ¿dónde, venerables hermanos, hallaremos un remedio eficaz? ¿Podremos encontrar alguna devoción que aventaje al culto augustísimo del Corazón de Jesús, que responda mejor a la índole propia de la fe católica, que satisfaga con más eficacia las necesidades espirituales actuales de la Iglesia y del género humano? ¿Qué homenaje religioso más noble, más suave y más saludable que este culto, pues se dirige todo a la caridad misma de Dios?
Por lo cual, siguiendo el ejemplo de nuestro inmediato antecesor, queremos recordar de nuevo a todos nuestros hijos en Cristo la exhortación que León XIII, dirigía a todos los cristianos y a cuantos se sentían sinceramente preocupados por su propia salvación y por la salud de la sociedad civil: «Ved hoy
ante vuestros ojos un segundo lábaro consolador y divino: el sacratísimo Corazón de Jesús… que brilla con refulgente esplendor entre las llamas. En Él hay que poner toda nuestra confi anza; a Él hay que suplicar y de Él hay que esperar nuestra salvación»

Pío XII, Haurietis aquas