La nueva evangelización redescubre antiguas prácticas de piedad

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Antiguas pero parece que tan atractivas como hace siglos. Es lo que explicaba recientemente el periodista e historiador Tim Stanley en las páginas del Catholic Herald a propósito de una procesión de Corpus recuperada en Londres:
«Asistí a la misa inaugural en el nuevo santuario del Corpus Christi en Covent Garden… La misa duró dos horas y media. Pero fue fascinante, con excelente música y un ocurrente sermón del cardenal Nichols. Además incluyó una procesión alrededor de Covent Garden con el Santísimo Sacramento.
La Iglesia católica está volviendo a la vida en la antigua Inglaterra, y la iglesia del Corpus Christi es un lugar obvio por el que recomenzar. Inaugurado en 1874, fue construido en reparación por los pecados cometidos contra el Santísimo Sacramento durante la Reforma. Lamentablemente, cayó en declive y mal estado. La verdad es que la Iglesia inglesa ha pasado por dos períodos iconoclastas: el protestante del siglo xvi y la revolución liberal de los años setenta, que hizo lo mismo por despojarnos de nuestros altares y degradar nuestras iglesias. Las últimas reformas fueron más tristes porque los católicos se las infligieron a sí mismos. No hubo un glorioso martirio esta vez. Sólo un ejercicio de autolesión.
Hoy, sin embargo, asistimos a un nuevo espíritu. Las devociones populares han vuelto, las confesiones están en alza y una nueva generación de sacerdotes está reviviendo la belleza y el antiguo rito. Es una restauración. En diez años, la procesión de Corpus Christi será una característica de muchas iglesias locales y los incrédulos ingleses la verán y pensarán: «Vaya, esto parece interesante, ¿cómo me puedo unir?» Esta es una de las formas en que te conviertes: con magnificencia.»