Archivo del tema San Juan Pablo II

La enseñanza de la «Humanae vitae», garantía de fidelidad conyugal

Hay alguna relación entre la enseñanza de la encíclica Humanae vitae (HV), en la que el papa Pablo VI enseñó la inmoralidad del uso de los anticonceptivos en el acto conyugal, y la unión matrimonial por la que los esposos se mantienen fieles el uno al otro? Dicho de otra manera, ¿tiene algo que ver el gran número de separaciones y divorcios a los que asistimos con el uso masivo de la anticoncepción en la vida matrimonial?

La doctrina escatológica del Vaticano II en el «Catecismo de la Iglesia católica»

Hablando ante el papa Pablo VI, en marzo de 1976, el entonces cardenal arzobispo de Cracovia, Karol Wojtyla, en unos ejercicios espirituales después publicados bajo el título de «Signo de contradicción», afirmaba que «nos encontramos hoy en los umbrales de una nueva escatología». En aquella misma ocasión expresó en qué puntos el Concilio Vaticano II aportaba un nuevo desarrollo y perspectiva, que venía a perfeccionar los temas hasta ahora tratados usualmente en relación a los «novísimos».

Fátima: profecía esencial para nuestro tiempo. Aportaciones de san Juan Pablo II

Al cumplirse los cien años de los acontecimientos de Fátima queremos acudir a uno de los pontífices que más se han involucrado en la recepción y difusión del mensaje que no dudamos en calificar como «profecía esencial» para nuestro tiempo. San Juan Pablo II, cuyo lema pontificio tiene una clara resonancia de devoción y entrega a la Virgen María, vio la mano providente y maternal de María en el atentado que sufrió un trece de mayo.

Satanás quiere destruir la familia

El cardenal Carlo Cafarra, arzobispo emérito de Bolonia y fundador del Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, habló con Marco Ferraresi de La Nuova Bussola Quotidiana sobre diversos temas. Entre otras revelaciones, el purpurado…

Consagración de la Iglesia y el mundo al Corazón Inmaculado de María realizada por Juan Pablo II en unión con los obispos de todo el mundo

Oh Madre de los hombres y de los pueblos, tú que conoces todos sus sufrimientos y esperanzas, tú que sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas que invaden el mundo contemporáneo, acoge nuestro grito que, movidos por el Espíritu Santo, elevamos directamente a tu Corazón: abraza con amor de Madre y Sierva del Señor a este mundo humano nuestro, que te confiamos y consagramos, llenos de inquietud por la suerte terrena y eterna de los hombres y de los pueblos………….