Etiqueta: Los últimos tiempos

Los últimos tiempos

Como ya anunciamos en el número anterior, continuamos la reflexión sobre algunos aspectos de los que trata san Pablo en la segunda carta dirigida a la comunidad de Tesalónica referentes a los últimos tiempos. Hemos elegido dos cuestiones, no con…

El hombre que ocupa el lugar de Dios

«Considerando todo esto, hay una buena razón para temer que esta perversión de las almas pueda ser una prueba y, tal vez, una anticipación de los males que han sido previstos para el final de los tiempos; y que «el…

Los tiempos del Anticristo*

En los tiempos del Anticristo la Iglesia de Dios sobre la tierra, como bien podemos imaginar, verá grandemente reducido el número aparente de sus fieles, debido a la abierta deserción de los poderes de este mundo. Esta deserción comenzará por…

El Apocalipsis. Advertencia, esperanza y consolación. Autor: Michael D. O’Brien

Estoy leyendo correctamente los signos de los tiempos? ¿Hay características en nuestro mundo actual que son claramente apocalípticas y sin precedentes? ¿Estoy preparado espiritualmente si esta generación demuestra ser la predicha por los profetas, los apóstoles y el Señor mismo?…

La Eucaristía y los últimos tiempos

La salvación de la humanidad está cifrada en la celebración del santo sacrificio de la misa, porque todo el esfuerzo del malvado Anticristo se orientará a quitar de la santa Madre Iglesia este santo misterio, en el que se maneja…

La infidelidad del futuro:  la gran apostasía

Reproducimos a continuación casi en su totalidad un artículo del novelista y ensayista Michael O’Brien publicado en Lifesite News en diciembre de 2017. (Traducción de Robert Gimeno).

La doctrina escatológica del Vaticano II en el «Catecismo de la Iglesia católica»

Hablando ante el papa Pablo VI, en marzo de 1976, el entonces cardenal arzobispo de Cracovia, Karol Wojtyla, en unos ejercicios espirituales después publicados bajo el título de «Signo de contradicción», afirmaba que «nos encontramos hoy en los umbrales de una nueva escatología». En aquella misma ocasión expresó en qué puntos el Concilio Vaticano II aportaba un nuevo desarrollo y perspectiva, que venía a perfeccionar los temas hasta ahora tratados usualmente en relación a los «novísimos».