Etiqueta: La devoción al Sagrado Corazón

El carácter sobrenatural del apostolado de san Alberto Hurtado

Dios ha bendecido nuestra pequeña nación, Chile, con dos grandes santos: san Alberto Hurtado y santa Teresa de los Andes. Estos son, podríamos decir, como sendas imágenes de los dos patronos universales de las misiones: san Francisco Javier y santa Teresita de Lisieux, respectivamente.

HACE 75 AÑOS: El porqué de esta revista

En abril de 1944 comenzaba su andadura la revista CRISTIANDAD por lo que, hace 75 años, se conmemoraba su segundo aniversario. En el número de la segunda quincena de abril (por aquel entonces se publicaban dos números mensuales), se volvió…

Razón del número

Corazón eucarístico de Jesús   Como habrá podido comprobar el lector de nuestra revista, los últimos números, igual que el presente, han estado dedicados a glosar diversos aspectos de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Esta ha querido ser…

«Tesoro escondido» de Bernardo de Hoyos

En mayo de 1733 el padre Agustín de Cardaveraz escribe a su amigo el padre Hoyos, entonces residente en el colegio San Ambrosio de Valladolid, acabando sus estudios de teología, y le pide que le envíe un extracto del libro…

El santuario nacional de la Gran Promesa de Valladolid

En el anterior número de Cristiandad introducíamos esta nueva sección, en la que se expone la historia de los distintos monumentos al Sagrado Corazón de Jesús que existen en España. Todas estas expresiones de la devoción que los españoles, especialmente…

La consagración de las familias al Sagrado Corazón de Jesús

Cómo podríamos, queridos recién casados, dejar de hablaros del Sagrado Corazón de Jesús en este mes dedicado a él, durante la octava de su fiesta? ¿Cómo podríamos no hablaros del Sagrado Corazón, manantial inextinguible de ternura humana y divina, en…

Don Marcelo, padre y pastor según el Corazón de Jesús

A lo largo de su vastísimo magisterio, Don Marcelo presenta la devoción al Corazón de Jesús como «síntesis del Evangelio y de la vida cristiana». Con la claridad y la belleza de su lenguaje va desgranando el significado de los elementos característicos de esta devoción: la consagración pública y familiar, la reparación, la realeza de Cristo, la intrínseca vinculación de la misma con el culto eucarístico.