Archivo del tema El hombre de iniquidad

«Hasta el punto de sentarse él mismo en el Templo de Dios»

En su segunda carta a los Tesalonicenses san Pablo busca calmar a algunos de la joven comunidad cristiana de Tesalónica que ven la vuelta triunfante del Señor como inminente. Hasta tal punto ha llegado su actitud que han dejado de trabajar (2 Tes 3,11). El Apóstol sabe que este lío ha sido causado por una mala interpretación de sus palabras, quizás promovida por alguna profecía falsa o por alguna pretendida carta suya (2 Tes 2, 2). Por eso, el Apóstol les escribe ahora una carta para instruirles sobre la no inminente venida del Señor,