La comunidad humana en el Catecismo de la Iglesia católica

El papa León XIII escribía: «La Iglesia, aunque por sí misma y en virtud de su propia naturaleza tiene como fin la salvación y la felicidad eterna de las almas, procura, sin embargo, tantos y tan señalados bienes, aun en la misma esfera de las cosas temporales, que ni en número ni en calidad podría procurar los mayores si el primero y principal objeto de su institución fuera asegurar la felicidad de la vida presente» (Immortale Dei, 1).

La Cataluña traicionada

También al hilo del zarpazo terrorista, el catedrático de Historia Medieval Rafael Sánchez Saus reflexiona en el Diario de Sevilla acerca del simbolismo que encierra que los terroristas salieran de Ripoll: «Ripoll debe su potencia histórica a su célebre monasterio…