Artículos

San Leopoldo Mandic, mártir del confesionario*

En la parte más oriental de Croacia, junto a Albania, está Novigrado –Castillo Nuevo–, a quien los turcos, sus dominadores de los siglos xv al xvii, llamaron Herzeg-Novi, y sus liberadores venecianos Castelnovo. Pequeño puerto estratégico situado en las Bocas de Cátaro, profunda entrada del mar Adriático en las montañas de Dalmacia, con paisaje y clima

La misericordia divina en los escritos de Torras i Bages

El actual centenario de la muerte del venerable obispo de Vic, José Torras i Bages († 7.02.1916) coincide felizmente con el Año Jubilar de la Misericordia. Para anudar y conmemorar ambos acontecimientos, no nos será ocioso extraer del inmenso pozo de sabiduría teológica del prelado catalán algunas referencias a la misericordia divina, según podemos recogerlas en varios de sus escritos y epistolario.

Educar con misericordia

Seguimos instalados en una profunda crisis educativa y, no sólo no vamos camino de corregirla, sino que va tornándose endémica. Más allá de los desvaríos políticos y legales a que se ve sometida la escuela, hay otro orden de causas: la generación que educa, que orienta, que enseña, ha sido ya, en buena parte, educada y (des)orientada por todas las erróneas teorías antropológicas, epistemológicas, psicológicas y educativas.

San Juan Bautista de La Salle, patrono de los educadores

La muerte de san Juan Bautista de La Salle en el año 1719 dejó tras de sí un incipiente y sólido legado, pues los Hermanos de las Escuelas Cristianas contaban entonces con 101 miembros y veintitrés casas. Números que se incrementarían incesantemente hasta superar los nueve mil hermanos y las más de mil doscientas casas a mediados del siglo xx.

La Escuela de la Virtud del beato Francisco Palau

En un número monográfico dedicado a profundizar en la naturaleza de la educación no podía faltar la mención a la obra y vida del beato Francisco Palau Quer, beatificado en 1988 por san Juan Pablo II, en reconocimiento de las virtudes de quien tuvo, en tiempos aciagos, como alma de su apostolado AMAR Y SERVIR A LA IGLESIA en los pobres, los enfermos, los niños, los jóvenes,

La labor educativa de la Orden de Nuestra Señora

Nuestras niñas dejarán de serlo con el tiempo, y con ellas habremos santificado familias enteras». Hace más de cuatrocientos años que santa Juana de Lestonnac escribió estas palabras en una carta a sus hijas, las monjas de la Orden de Nuestra Señora. El carisma que ella había recibido del Cielo consistía en ejercer principalmente esta obra de misericordia: «Enseñar al que no sabe».