Artículos

«Hombre eucarístico y eucaristizador», Crónica de la canonización de san Manuel González

El domingo 16 de octubre pudimos vivir en Roma la canonización de siete nuevos santos: dos mártires, el niño san José Sánchez del Río y el Hno. de La Salle san Salomón Leclercq mártir en la Revolución francesa, la religiosa carmelita Santa Isabel de la Trinidad, los sacerdotes: san Ludovicio Pavoni, san Alfonso María Fusco, san José Gabriel del Rosario Brochero y el obispo san Manuel González García. Estaban representados todos los estados de la Iglesia y de diversos lugares de procedencia, manifestando la catolicidad; y por otro lado en fechas muy cercanas a nosotros, desde la Revolución francesa hasta 1940, año en que muere san Manuel González.

«El cura Brochero, modelo de apóstol»

El Instituto Hugo Wast difundió con motivo de la beatificación del cura Brochero un artículo que con el título «El admirable cura Brochero, modelo de apóstol» escribió hace más de cincuenta años el escritor y novelista católico argentino Gustavo Martínez Zuviría, más conocido por su seudónimo literario de Hugo Wast. En homenaje al nuevo santo argentino, reproducimos el artículo en el que Hugo Wast, cincuenta años antes llama a Brochero «santo criollo».

La realeza de Jesucristo en las IV Jornadas Martiriales de Barbastro

Los pasados días 14, 15 y 16 de octubre han tenido lugar en el salón de actos del museo de los mártires claretianos de Barbastro las IV Jornadas Martiriales bajo el lema: «La realeza de Jesucristo». Fueron inauguradas en la tarde del viernes 14 por don Ángel Noguero, vicario general de la diócesis de Barbastro-Monzón, en nombre del Sr. Obispo en viaje apostólico fuera de España, exponiendo la razón del lema de las mismas: el martirio cristiano es una gracia de participación en la pasión de Cristo, Rey de los Mártires, fuente de nuestra salvación redentora.

El hombre ante la enfermedad y el dolor

El dolor, la enfermedad y finalmente la muerte son realidades que afectan en mayor o menor medida en la vida de todo ser humano, y, cuando se presentan, suelen ser ocasión para que cada persona se pregunte por su sentido y significado, y por la dimensión trascendente de la vida. Pueden ser motivo de elevación de la persona y virtud o, por el contrario, de depresión o incluso desesperación.