China quiere reescribir la Biblia

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Las noticias que nos llegan de China desde que se firmó el acuerdo secreto entre la Santa Sede y el régimen comunista chino son todo menos esperanzadoras: detenciones, desapariciones, iglesias derruidas…
La última noticia respecto al proyecto de «sinización» que el régimen chino está imponiendo a las comunidades cristianas en China se refiere a la purga de todo elemento occidental (según el criterio de los funcionarios comunistas chinos) que llegaría incluso hasta una reescritura de la Biblia.
Cuando se habla de «sinización» se está haciendo referencia a dos fenómenos. Por un lado, el control administrativo de cualquier organización religiosa por parte del régimen comunista chino, por otro la conformación de las enseñanzas y doctrinas cristianas a la «cultura china». La clave, más allá de la negación de la universalidad del mensaje cristiano, está en quién define lo que es esa «cultura china» a la que las enseñanzas cristianas deberían de adaptarse. Y aquí la respuesta es unívoca: el régimen comunista chino es el único facultado para esta tarea y así lo hacen saber en todo momento.
En este proceso, leemos que el funcionario comunista a cargo de las comunidades protestantes, Xu Xiaohong, ha anunciado que la campaña de Xi Jinping para purgar la fe cristiana de sus rasgos «subversivos y extranjeros» va en serio. Y ha pedido explícitamente que se incorporen los «valores del socialismo» a la teología cristiana y se desarrolle una mayor «conciencia nacional» entre los fieles cristianos.
Pero esta vez ha ido bastante más allá, anunciando los planes chinos de realizar una nueva traducción de la Biblia que recogería estos valores y esta nueva conciencia. La traducción, además, irá acompañada, según Xu Xiaohong, de numerosas notas provenientes de diferentes fuentes y autores chinos para hacer que el texto bíblico sea más chino, purgándolo, reinterpretándolo a su gusto y finalmente desfigurándolo.
Asistimos, pues, al intento de un Estado ateo de reescribir las Sagradas Escrituras, la Palabra de Dios, para amoldarlas a su ideología y, de este modo, llegar a dominar por completo a las comunidades cristianas que están bajo su jurisdicción. Ya no les basta con controlarlas administrativamente, sino que quieren controlar también la doctrina que se enseña y profesa.