Serví a Lucifer sin saberlo, de Serge Abad-Gallardo

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Serge Abad-Gallardo ingresó en una de las obediencias más importantes de Francia, Derecho Humano, guiado por el orgullo de sentirse un iniciado y con la sed de conocer un «secreto» que en más de veinticinco años, y a punto de convertirse en maestro grado 14º, nunca llegó.
Francés de padres españoles, el autor nació en Marruecos en 1954, vivió en Lyon y Córcega y obtuvo el título de arquitecto en la Universidad de Marsella. Ha trabajado en el área de urbanismo de diversos ayuntamientos. Ingresó en la masonería en 1989 y la abandonó en 2013. Está casado y tiene dos hijos.
El tiempo que vivió como masón le sirvió para comprobar la diferencia entre las bellas palabras de la fraseología masónica y lo que se practica en «el Templo», y sobre todo para sentir vacía la aspiración de verdad espiritual que bullía en su alma, y que la simbología masónica y sus interpretaciones no llenaban en absoluto.
Ese hueco lo sublimaría Dios en un dilatado proceso de conversión que nació durante una peregrinación a Lourdes. Durante años fue madurando en su fe hasta comprender que la pertenencia a masonería era incompatible con ser miembro de la Iglesia y confesarse católico.
Esta trayectoria espiritual de Abad Gallardo quedo reflejada en un libro Por qué dejé de ser masón editado por Libros libres en 2015. Este testimonio tenía que ser divulgado, porque Serge tenía que dirigirse a sus hermanos masones para invitarles a mirar hacia la Luz.
Es ahora, cuando en un segundo libro Serví a Lucifer sin saberlo, publicado en español por Bibliotheca Homo Legens, Abad Gallardo da un paso más y revela las acometidas de la masonería especulativa contra el cristianismo en general y la Iglesia católica en particular.
En este libro, de un modo personal, directo y ameno, nos habla de los peligros de la masonería y advierte de que ésta «mantiene relaciones, ciertamente disimuladas, pero muy estrechas, con la doctrina luciferina». Y afirma que «la masonería es un instrumento del Maligno, y de hecho, implica la firma a menudo inconsciente de un pacto con él».
El autor nos explica en el primer capítulo la simbología masónica y su profunda dualidad. Continúa con una profunda explicación de la influencia de la masonería en la política, especialmente en lo referente al aborto, eutanasia y matrimonio homosexual.
Siguen unas páginas dedicadas a los ritos masónicos, donde define la masonería queda expuesta como una sociedad iniciática y una religión luciferina, con la inversión de papeles entre Dios y el diablo.
Los últimos capítulos los destina el autor a contar los efectos de la masonería en su alma y su conversión y liberación. Cuando Abad-Gallardo se encontraba en la mitad de su itinerario en los altos grados cuando Dios se cruzó en su camino en Lourdes. «También a mí Dios –cuenta en este libro– me ofreció una segunda oportunidad: ¡cuando estaba atrapado en los meandros de la masonería, condujo mis pasos, en el momento de mayor angustia, primero ante María en Lourdes y algunas semanas más tarde a una abadía mariana!»
Una lectura recomendada para conocer en profundidad la masonería y sus efectos en nuestra sociedad y su política, en un libro no destinado a estigmatizar a los masones, ya que el autor afirma que muchos de ellos están engañados por la ideología masónica. Recordando a Charles Baudelaire el autor nos hace constatar: «Queridos hermanos, no olvidéis nunca, cuando oigáis alabar el progreso de las luces, que la mayor astucia del diablo es convencernos de que no existe».