La multiplicación de los panes

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

De la fuerza de estos argumentos da cuenta un reciente artículo del apologista católico Karlo Broussard en Catholic Answers, donde propone dos “casos asombrosos”.
«El primero hace referencia al milagro de la multiplicación de los panes. San Juan cuenta que Jesús le pregunta a Felipe: “¿De dónde vamos a comprar panes para que coman éstos?” (Jn 6, 5-7). La cuestión que se plantea es: ¿por qué le pregunta precisamente a Felipe? ¿Por qué no a Pedro, a Santiago o a Juan? Broussard recuerda que Felipe, siempre que aparece mencionado entre los apóstoles, lo hace como en segunda fila (Mt 10, 2-4; Mc 3, 13-19; Lc 6, 12-16; Hech 1, 13-14).
Nos vamos entonces al relato del mismo hecho por san Lucas (Lc 9, 10- 17). En su principio se nos dice que, “habiendo vuelto los apóstoles… tomándolos consigo, [Jesús] se retiró a solas con ellos hacia una ciudad llamada Betsaida”. Y esto es importante porque, según Juan 1, 43, “era Felipe de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro”. Por tanto, estando en Betsaida, y aunque “bien sabía Él lo que iba a hacer” (Jn 6, 6), esto es, el milagro que iba a realizar, Jesús pregunta dónde podría comprarse pan al que puede saberlo porque es de allí: Felipe.
Es cierto que también Andrés y Pedro eran de Betsaida, pero en el momento del milagro no viven allí. En el primer capítulo del Evangelio de san Marcos leemos sobre el inicio de la predicación de Jesucristo en Cafarnaúm (Mc 1, 21-34). Es donde obra el milagro de la curación de la suegra de Pedro, después de predicar en la sinagoga: “Y luego, en saliendo de la sinagoga, vinieron a la casa de Simón y de Andrés”. Es decir, Pedro y Andrés, “aunque naturales de Betsaida, vivían en Cafarnaúm durante la vida pública de Jesús”, señala Broussard.
Siendo de Betsaida y viviendo en aquel momento allí, Felipe podía tener un conocimiento actualizado sobre dónde comprar pan. He ahí una explicación aceptable de por qué Jesús le pregunta a Felipe. Lucas aporta una información que no encontramos en Juan, pero en una forma indirecta que no parece planeada. Se trata de una coincidencia no planeada».