El tribunal supremo de Pakistán absuelve a la cristiana Asia Bibi

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

La noticia de la absolución de Asia Bibi ha llenado de alegría a miles de personas que llevan rezando por ella desde que se supo la injusta situación en la que se encontraba esta madre de familia católica. El Tribunal Supremo ha anulado la sentencia que la condenaba a muerte por blasfemia, ordenando su liberación si no está acusada de ningún otro delito.
Concluye así la larga odisea judicial de Asia Bibi, acusada de blasfemia en 2009 y condenada a muerte en primera instancia en 2010, quien ha pasado más de nueve años de prisión, casi todos en régimen de aislamiento. Ahora, no obstante, las amenazas de muerte de los poderosos islamistas la obligarán a abandonar su país y buscar asilo en el extranjero.
La historia de Asia Bibi se inicia cuando es arrestada, en junio de 2009, acusada por sus compañeros de trabajo de blasfemia. Mientras estaban trabajando en el campo estos no la dejaron beber del mismo recipiente de agua porque eran musulmanes y ella era cristiana. Parece que esta situación dio lugar a una discusión en torno al agua en disputa que derivó en una comparación entre Jesús y Mahoma y en la que Asia Bibi les habría espetado: «Jesucristo murió en la cruz por los pecados de la humanidad. ¿Qué hizo tu profeta Mahoma para salvar a los hombres?». Una pregunta que puede ser considerada blasfema bajo la ley paquistaní, aunque no se ha podido probar que la llegara a realizar. Sin embargo, en noviembre de 2010 fue condenada a muerte por ahorcamiento y desde entonces fue sometida a régimen de aislamiento en la prisión de Multan, donde se le da una hora al aire libre tres veces al mes.
Durante los años de confinamiento en prisión Asia Bibi ha vivido en condiciones pésimas, sufriendo diversas crisis médicas y con la amenaza de ser ejecutada en cualquier momento. El juez Naqveed Igbal le ofreció la libertad a cambio de convertirse al islam, algo que Asia Bibi rechazó. La sentencia absolutoria llega después de una movilización de cristianos de todo el mundo, de intensas campañas de oración y gracias también a la valentía de tres jueces, pero la liberación no será suficiente. El partido islamista Tehrik-e-Labaik Pakistán (TLP) advirtió ya al Supremo ante una hipotética sentencia favorable a Asia Bibi: «Si hay un intento de entregarla a otro país, habrá terribles consecuencias», han amenazado, al tiempo que se suceden multitudinarias manifestaciones de los islamistas amenazando con matar a Asia Bibi si es liberada.