Dos imposiciones, una alegría

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

No ha sido un mes tranquilo, y como ya venimos contando desde hace semanas, la ideología de género ha seguido haciendo de las suyas. Es una apisonadora que no piensa detenerse ante nada ni nadie. Pero no todo es malo, también hay motivos para la esperanza.

Francia y las webs provida

La primera noticia que recibimos con sorpresa es la nueva ley aprobada en Francia que prohíbe a las webs provida acompañar a las mujeres que están indecisas sobre si continuar o no con el embarazo para que den a luz.
Bajo penas de cárcel y multas económicas, el proyecto de la ministra de Familia –aunque de ministerio de Familia tiene más bien poco–, Laurence Rossignol, no permite mostrar la cruda realidad del aborto. No se puede hablar ni del trauma postaborto, ni de los problemas que conlleva para la pareja, ni mucho menos de lo que es un aborto.
De hecho, para contrarrestar la fuerza de las webs provida, el Gobierno ya había creado sus propias webs proaborto para desmentir lo que es una realidad más que evidente, engañando a las mujeres diciendo por ejemplo que: «no existe un trauma postaborto» aunque algunas mujeres, dicen, pueden tener una mala experiencia.
La ministra Laurence Rossignol dice que el motivo de esta ley aprobada por la Asamblea Nacional se debe a que estas webs difunden «informaciones falsas» para introducir a las mujeres «en una especie de túnel que las lleva a dudar de su decisión» de abortar.
Y mientras el totalitarismo que desprecia la verdad y la vida continúa avanzando a base de imposiciones conviene recordar dos citas célebres al respecto:
«La mayor amenaza para la paz es el aborto. El aborto es hacer la guerra al niño, al niño inocente que muere a manos de su propia madre. Si aceptamos que una madre pueda matar a su propio hijo, ¿cómo podremos decir a otros que no se maten?» (santa Teresa de Calcuta)
«El aborto es defendido sólo por personas que han nacido» (Ronald Reagan) (Y esto incluye a Laurence Rossignol)
Y una última cita que debería hacer reflexionar a los profesionales de la muerte:
«Sólo la mitad de los pacientes que acuden a una clínica de aborto sale con vida». Autor desconocido

España y la negación de una evidencia biológica

La segunda noticia que recibimos también con estupefacción es la retirada de un autobús de las calles españolas que reza la siguiente frase: «los niños tienen pene, las niñas tienen vulva».
La iniciativa nace como respuesta a una campaña lanzada en País Vasco y Navarra que decía: hay niños con vulva y niñas con pene.
La opinión pública –medios de desinformación, políticos y todo tipo de intelectualoides– prácticamente de forma unánime se han lanzado ferozmente a tacharla de una campaña LGTBfóbica (si somos estrictos con el lenguaje, una fobia es un miedo irracional que no depende del que lo sufre, por lo que no es constitutivo de ningún tipo de delito).
Acusándola de una campaña «contra los niños transexuales», «del odio» e «impresentable» han conseguido que la policía retenga el autobús y le prohíba la circulación.
Sucedió con el colegio Juan Pablo II, con Philippe Ariño en Barcelona y se ha vuelto a repetir ahora en Madrid. Ha quedado claro y a la vista de todos que la ley sólo da libertad para hablar de estos temas en los términos del lobby LGTB y siempre a favor del lobby en cuestión. Cualquier resquicio de resistencia es debidamente anulado y ferozmente atacado.
Pocas horas después de empezar su marcha por la capital el autobús ya había sido retenido, hasta día de hoy que sigue sin tener el permiso para circular. Cristina Cifuentes (PP), presidenta de la Comunidad de Madrid, en una entrevista en TVE anunció que ya había puesto la campaña en conocimiento de la Abogacía General de la Comunidad de Madrid e instado a la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, a denunciar a la asociación ante la Fiscalía por un delito de odio, tachando la campaña de «impresentable».
Hay veces en que la realidad supera la ficción, y otras en que la realidad estropea una opinión. Y parece que en este caso la realidad estropea la opinión de quienes han acusado la contra campaña de incitar al odio.
Hay que seguir en la trinchera para que el reconocimiento legal de la verdad no sea una anécdota.

Empiezan los «40 días por la vida» en Barcelona

En marzo ha dado comienzo en Barcelona la primera jornada de «40 días por la VIDA». Se trata de una iniciativa nacida en Estados Unidos y que pretende luchar contra la cultura de la muerte con la oración y el ayuno, las dos armas más poderosas del cristiano.
Durante cuarenta días seguidos –toda la Cuaresma–, de 8 de la mañana a 8 de la tarde, diferentes grupos de oración se reunirán en el abortorio EMECE situado en la C/Anglí, muy cerca de Pº Bonanova.
Los datos numéricos desde que esta iniciativa dio comienzo en EE.UU. son más que esperanzadores:
–4.535 campañas lanzadas en más de 650 ciudades de cuarenta países diferentes. Más de seteceintos mil participantes, 12.668 vidas salvadas, 143 profesionales del aborto que han dejado sus trabajos y casi cien abortorios que han cerrado.
¡No dejes de apuntarte y ayudar con tu oración y ayuno!