El reconocimiento a Dios, por los dones recibidos, es un deber que incumbe a toda sociedad

Email this to someonePrint this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
Por: Himmanu-Hel
Fecha: Ago, 1954
Número(s) de la revista: 249-250